Carta abierta por la paz y la verdad

Posted on

conpaz
Conpaz

Estamos a pocas horas de iniciar un año nuevo, y en nombre de nuestra Red de Comunidades que construimos paz en los territorios deseamos que el año 2017 sea de una construcción de prosperidad como sociedad y país en la apuesta de un buen existir basado en un buen vivir para la mayoría de los excluidos que vivimos en Colombia.

  • A Juan Manuel Santos
  • FARC EP en transición a la vida civil
  • ELN
  • EPL
  • A los actores privados

A la sociedad en general por el buen existir en 2017

Agradecemos el que muchos aquí y fuera de Colombia nos hayan reconocido y hayan respaldado nuestras propuestas que se encuentran incluidas en algunos de los puntos del Acuerdo Final entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC EP-

Estamos felices, podremos intentar celebrar con menos zozobra, con menos angustia en nuestros territorios nuestros sueños en más libertad como consecuencia de este Acuerdo hacia la Paz. Esperamos que para el próximo 10 de enero se superen todos los obstáculos para que se inicie la mesa de conversaciones entre el gobierno y la guerrilla del ELN, y se adopten definiciones con el EPL.
 
Nuestra alegría está con preguntas que nos rondan en lo profundo de nuestro ser.

La continuidad en muchas de las operaciones militares de la mentalidad del enemigo interno, la tolerancia con operaciones neoparamilitares de militares, policías, alcaldes y otras autoridades; la corrupción de instituciones sobre lo formal para respetar la vida de todos los ciudadanos pero actuando en contravía de la norma de normas.

Comprendemos que estamos inmersos en el modelo de mercado global pero esa mentalidad económica arrasa con valores y principios de nuestra sobrevivencia como especie y en la responsabilidad que tenemos con los demás seres vivos con los que coexistimos. Hoy observamos como operaciones empresariales legales e ilegales operan, negando los derechos fundamentales con mentiras, con la fuerza legal e ilegal y una destrucción de nuestras fuentes de vida.

Padecemos con todos los colombianos unas decisiones técnicas para calificadoras de riesgo para que tributemos injustamente sectores empobrecidos rurales y urbanos, como sectores medios.

Vemos una sociedad fragmentada por intereses que se expresan en sumisiones, amores ciegos a ídolos que hacen de la pax neoliberal un festín para continuar la guerra militar con la cual viven sus proyectos políticos, y otros que se visten en la fiesta de la pax neoliberal para continuar sus estratagemas de control territorial sin preservar los respetos a los derechos más allá de normas que justifican la destrucción de derechos-

Continuamos padeciendo la indiferencia. La cultura de la costumbre que de vez en cuando, se conmueve como una moda, en calamidades como un siniestro aéreo, pero indiferente a la muerte lenta que se produce poco a poco con la exclusión y los daños ambientales. Exclusión que se expresa en odios inoculados por el horror de la guerra militar interna imposibilitando una sociedad consciente de las responsabilidades profundas de dirigentes indolentes e insensibles

Continuamos constatando los efectos de estructuras patriarcales en nuestro mundo cotidiano, los abusos a niños, mujeres y hombres con diversos tipos de violencia, como la viven millares de Yohana Samboní. Forma de operación similar a la discriminatoria de dirigentes políticos que usan de nuestras necesidades para sus elecciones.

Creemos en la verdad como posibilidad de dignificación de todas y todos, incluyendo, las fuentes de vida. En el centro de nuestra Red está la apuesta por la verdad interna, la que es necesaria en cada persona, en cada familia y en cada proceso, y del proceso en nuestro conjunto. Somos modestamente parte de la semilla que requiere crecer y salir a ver el sol, y mojarse con el agua que cae del cielo, como un maná-

Extraños que el presidente, que ha dicho que es el de las víctimas, haya sustraído por presiones o no, en el punto de víctimas, el espíritu de la Corte Penal Internacional sobre la responsabilidad de mando como lo expresa el artículo 28, del Acuerdo Final con las FARC EP. Una afrenta, una expresión de soberbia o de miedo.

Así, a quienes se benefician de tan absurda decisión, les llamamos a la verdad. No queremos venganza alguna, lo que justo expresamos, es que hay que evitarla, y eso se logra con la verdad. Señores altos mandos militares, detenidos o libres, la verdad atraviesa más allá de las trampas que se puedan hacer, están en sus conciencias, más allá de expedientes judiciales, están en muchos testigos que quieren decir lo qué realmente pasó, y ese peso ético es más doloroso para ustedes que para nosotros. Las y los invitamos a su conciencia para enunciar la verdad, para develar que detrás de muchas de sus actuaciones hubo quiénes ordenaron vestidos de civil y quienes se beneficiaron, así su conciencia será libre, en el amor a la verdad, al reconocimiento.

Nuestro propósito como víctimas de Estado, como víctimas de la guerra es lograr restaurarnos como seres humanos con ustedes, y con todos aquellos que se han amparado en ustedes, para lograr otra sociedad.

Es deplorable que sea solo la guerrilla de las FARC EP, la que haya asumido su responsabilidad en diversos casos, algunos de nuestra Red, su petición de verdad y compromiso con la verdad, y el gobierno hasta el día de hoy, de manera voluntaria no haya tenido la diligencia y voluntad necesaria para hacerlo; solo lo ha hecho cuando emana una orden judicial nacional o internacional.

La verdad judicial es limitada, sale de las normas, requerimos la verdad del corazón para que sea posible la justicia, distinta a aquella a la carcelaria. La justicia es un nuevo orden de cosas que¿ solo la lograremos cuando haya un ejercicio de gobierno e institucional profundamente democrático, donde el papel de derechos sea una realidad vivida, transparente sin corrupción ni componendas.

Buscamos la paz, somos parte de ella, somos parte de la historia y siendo parte de la historia de nuestro país, así de muchos escenarios hayamos sido excluidos, por vivir en las regiones, por estar en la Colombia profunda a la que a veces ni se accede virtualmente, o por decisiones mezquinas por las que no vale ahora la pena inquietarse.

Justo porque ejercemos el poder desde el buen existir, invitamos a todas y todos los colombianos, a la solidaridad nacional e internacional, a las empresas, a las iglesias, a militares libres y encarcelados, a la clase dirigente, a dimensionar la importancia de la verdad en el derecho restaurador para lograr plenas libertades y expresiones hacia un camino de justicia socio ambiental, tributaria, económica y de género.

Nuestros deseos de una paz integral, incluyente, sobre la base del respeto a la Vida y en la multiplicidad de formas, nuestra renovación de ser parte de esa apuesta por sembrar la vida antes que se siga matando el alma y a aquellos que aman la guerra, invitarlos a ser parte de una nueva historia en este 2017, derribando la vanidad y el orgullo, para ser parte de la historia de la alegría

Comunidades Construyendo Paz en los Territorios, CONPAZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s