Mes: junio 2015

Primera reacción a la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, Convivencia y No repetición por CONPAZ

Posted on Actualizado enn

4a35f928-dc2e-4309-ad3a-215e8883672e

Varias localidades de Colombia, junio 15 de 2015

Presidente
Juan Manuel Santos

Señor
Timoleón Jiménez
Comandante de las FARC EP

Señor
Nicolás Rodríguez Bautista
Comandante del ELN

Ref. Primera reacción a la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, Convivencia y No repetición (CV)

Reciban un cordial saludo.

Renueva nuestra esperanza en la construcción de una nueva democracia a la paz con justicia socio ambiental, los avances a los que han llegado parcialmente en la constitución de una Comisión de la Verdad en La Habana y deseamos que los disensos sean resueltos.

Valoramos  el que hayan tenido en cuenta aspectos de nuestra red de organizaciones y de otras víctimas y sobrevivientes.

Conociendo que el punto de la CV no está cerrado, que se requiere la discusión con el ELN y una legitimación con el conjunto de las víctimas, sobrevivientes y sus organizaciones es nuestra responsabilidad brindar unos primeros aportes sobre esta.

  1. Tal como ya lo hemos expresado en nuestra propuesta de Comisión de la Verdad (diciembre de 2013) y nuestra Asamblea Nacional (marzo de 2015) sostenemos que la verdad y reparación son un imperativo ético y las garantías de no repetición son fundamentales para poder hablar de una eventual justicia penal transicional.

      2.Garantías de no repetición base para la convivencia.

El derecho a la verdad no es un asunto de las víctimas, los sobrevivientes y los perpetradores sino de toda la sociedad.

 Enunciar la verdad desde las víctimas y escuchar a los responsables permitirá encontrarnos como seres humanos e identificar factores que han llevado a nuestra destrucción, factores que son necesarios  desestructurar para que sea posible la convivencia sin exclusión social y sin violencia, sin daños ambientales y con empresas  que respeten los derechos humanos y los derechos de los pueblos.

La misión de la CV hacia la convivencia definirá políticas públicas que enfrenten factores estructurales para asegurar su no repetición con reformas constitucionales por un congresito o una Asamblea Constituyente, en cualquiera de las fórmulas pedimos nuestra participación como CONPAZ.

  1. Dignificación de las víctimas.

La caracterización histórica y sociológica en el marco de interpretación del derecho internacional de los derechos humanos y el derecho humanitario de los dramas y los relatos de las víctimas, posibilitara dimensionar claramente las responsabilidades estatales y las de los alzados en armas, y la de otros actores, sin simetría, previniendo la revictimización y la falseación de la realidad, la mentira, la tergiversación y el ocultamiento de los responsables y beneficiarios.

La dignificación será cierta y verdadera más allá de las palabras en unas políticas públicas de protección de los derechos a la libre expresión, a la libre asociación en movimientos y apuestas políticas, en una educación y salud integral; en políticas que posibiliten el uso y disfrute de los territorios y la protección de todas las fuentes de vida, ríos y mares, páramos y bosques, animales y bosques; democratización de la posesión y medio de información entre otros, un país justo dignificará a las víctimas; brillará la verdad si hay garantías de retorno, de reubicación y de regreso para los exiliados.

  1. La verdad de las víctimas y la verdad en el derecho penal público.

El marco interpretativo en contexto acompasara la verdad de las víctimas con la verdad que de deriva de su interpretación en el derecho penal público internacional,  permitiendo a nosotros  y a la sociedad en su conjunto, reconocer las razones y las sinrazones de nuestra violencia, identificando la existencia de crímenes de lesa humanidad como lo que ha ocurrido con nuestros desaparecidos forzados,  las brechas existentes frente al espíritu de lo que es un Estado Socio Ambiental de Derecho y las eventuales reformas necesarias en lo legal y otros campos para la construcción de una cultura de paz socio ambiental.

5. La verdad y la justicia transicional.

Ni leyes, ni doctrinas, ni cárceles abrirán el ambiente y el paso  la justicia transicional restauradora y reparadora. Si hay verdad y proyectos reparativos es aplicable la justicia penal especial hacia la paz. La enunciación sincera de la verdad por parte de  los responsables  directos y sus planificadores y beneficiarios podrá fundar un sistema penal alternativo  al punitivo carcelarío para dar paso al restaurativo del responsable victimario y reparador para las víctimas.

La cárcel no es salida humana ni humanizadora. Así, tenemos propuestas de sustitución de la pena carcelería en nuestros territorios con la escucha y participación en las dinámicas comunitarias, servicio social comunitario, participación en las cátedras universitarias, recolección del agua, caminatas ambientales que pueden ser verificados por autoridades morales.

Esto implica una adecuada Comisión de la Verdad y la creación de 12 universidades de la paz en conformidad con las 12 regiones de trabajo de la Comisión de la Verdad.
Implica quizás el creer que hay un código restitutivo y restaurativo de los responsables y de las víctimas que no se logra en la cárcel si en la convivencia digna y respetuosa en los territorios.

La mentira cimentara nuevas fases de violencia, la verdad deberá corregir prácticas y doctrinas criminales que sostienen la injusticia y la antidemocracia.

6. La Verdad  base ética para un proyecto de democracia con un buen existir.

El respeto de los responsables de la violencia y sus diversos actores a las víctimas con el reconocimiento de sus responsabilidades, podrá contribuir a una cultura política para un proyecto de país que  enfrente causas y raíces descritos entre otros en los documentos de las Comisión Histórica del origen del conflicto armado, el Nunca Más, los informes de la Comisión Ética de la Verdad, entre otros.

La verdad no puede ser solo verbalizada requiere gestos y expresiones concretas. Si los responsables de las desapariciones forzadas expresan los lugares dónde se encuentran los restos de nuestros desaparecidos e indican, qué hicieron con ellos o quiénes ordenaron y se beneficiaron de este crimen, harán factible la discusión de la justicia restaurativa y restitutiva.

Los despojadores deberán, por ejemplo, entregar la tierra o los territorios, y estar en los territorios despojados para su restauración, sobra base del reconocimiento de la verdad y de identificación de los motivos y motivadores del despojo y la violencia.

En este mismo sentido,  es importante el reconocimiento de los daños causados en bosques, flora, fauna, aguas allanará elementos para el nuevo Pacto Socio Ambiental que debe fundamentar la paz.

Creemos que la verdad plena nos dignifica, permite al victimario dimensionar los efectos directos de lo que nos causaron y a nosotros desarrollar mecanismos no humillantes de una nueva relación con el victimario en el proceso de su reconstrucción con la comunidad o las víctimas.

Éste sistema solo será aplicable si hay voluntad de los responsables, de lo contrario, deben ser procesados por el código penal vigente o las Cortes Penales Internacionales y si el gobierno asume financieramente los aspecto logísticos que desbordan las capacidades materiales de las comunidades.

  1. La verdad y la Paz Territorial.

Como hemos planteado la CV debería sesionar en 12 regiones incluyendo a los exiliados,  teniendo en cuenta las afecciones diferenciales  étnico territorial, etitario, género y medio ambiente, y los privados de la libertad de todas las partes en las cárceles.

La sesión de CV con audiencias debe realizarse en las 12 regiones en sedes físicas en 12 comunidades rurales, en las que hemos ofrecido la tierra y algunas infraestructuras, asociada al inicio de las Universidades de la Paz de la que ya tenemos currículos y presupuestos básicos. Y como parte de un plan escolar desde las guarderías, la primaria, la secundaria y las materias transversales en la educación superior en la que participarían comunidades, víctimas y sobrevivientes y responsables directos e indirectos.

En este mismo sentido, propusimos que  las frecuencias de FM que son radio pública de la policía y las Fuerzas Militares se fundan en una sola, y las frecuencias sobrantes y equipos  sean asignadas a nuestras comunidades y organizaciones, y con  financiación para el servicio de la CV pero luego  como mecanismo de reparación social para las víctimas. Asimismo debe ocurrir con la asignación de canales de televisión comunitaria y regional para la CV y que serán administradas por las organizaciones de víctimas.

Todo esto será realizable si la propiedad del suelo y el subsuelo es reconocida como bien de la humanidad, reconocido como bien habitado y protegido por comunidades negras, indígenas, mestizos, afromestizos, productoras de bien ambiental, de bien alimentario, de bien reproductor de las fuentes de vidas.

Reiteramos nuestra solicitud para que se nos autorice un diálogo con el Alto Comisionado para la Paz, militares activos y el general Rito Alejo del Río Rojas, la delegación de Paz de las FARC EP, y  la comisión de exploración del ELN para dar a conocer aspectos concretos sobre el deber de la memoria y el derecho a la verdad y su acompasamiento con la justicia reparativa y restaurativa, en casos concretos. En nuestras propuestas se supera el sentido de la cárcel que no es dignificador ni de los responsables ni de las víctimas. Creemos que la justicia no es la cárcel es la verdad plena con mecanismos de sanción restaurador del victimario y reparador de las víctimas

Mientras es posible que exista un cese bilateral del fuego y de hostilidades para evitar daños irreparables a nosotros, a los combatientes de las partes, y al ambiente y se desmonte el paramilitarismo de antaño, a sus nuevas formas y la continuidad de la criminalización del movimiento de víctimas, social, ambiental y ecologista, esperamos que está tercera carta  sea asumida como un aporte en la construcción hacia la paz.

Agradeciendo su respuesta,

Comunidades Construyendo Paz en los Territorios

  Rechazamos censura y deslegitimación en EuroLat a delegada de los defensores de derechos humanos y de las víctimas

Posted on Actualizado enn

Clipboard02

Bogotá y Bruselas, 5 de junio de 2015. Las Plataformas y organizaciones de víctimas y de derechos humanos rechazamos la censura y deslegitimación de la que fue objeto ayer Yessika Hoyos en la sesión de la Comisión de Asuntos Políticos, Seguridad y Derechos Humanos de la Asamblea Parlamentaria Euro- Latinoamericana.

De manera inesperada los Eurodiputados Luis de Grandes Pascual y Agustín Díaz de Mera tomaron la palabra con comentarios descalificatorios sobre la representación de las Plataformas, dejando entrever una supuesta cercanía con una de las partes dialogantes en la Habana, concretamente, con las FARC. De la misma forma lo hizo el parlamentario colombiano Oscar Darío Pérez Pineda.

Estos son graves señalamientos que no sólo faltan a la verdad, sino que agravan la situación de riesgo que enfrentan los integrantes del Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” y en general los y las defensoras de derechos humanos en Colombia. Yessika Hoyos, además de ser una destacada defensora de derechos humanos, hizo parte del grupo de 60 víctimas invitadas por las partes a los diálogos de La Habana. Resulta contradictorio, que luego de que por votación se negara su participación en la Comisión, las intervenciones de los Parlamentarios, ignorando la gravedad del hecho, remarcaran la importancia de la participación de la sociedad civil en el proceso de paz y ni siquiera concedieran a Yessika el derecho de réplica.

Exigimos al Gobierno Nacional, en cabeza de Juan Manuel Santos, que se pronuncie sobre este hecho que agudiza la estigmatización de que son víctimas los y las defensoras de derechos humanos y de la paz en Colombia, así como que entregue garantías reales de participación y protección para los defensores y defensoras.

Exigimos también a la Mesa Directiva de EUROLAT que ofrezca disculpas públicamente a Yessika Hoyos, así como al Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” y reconozca el importante trabajo de las Plataformas en Colombia a favor de la paz y los derechos humanos. De igual manera, que los eurodiputados Luis de Grandes Pascual y Agustín Díaz de Mera se retracten de estos señalamientos que agreden la dignidad de las víctimas y las organizaciones defensoras de derechos humanos y las pone en grave riesgo.

Resulta incomprensible que mientras en Colombia existe un espacio de interlocución de alto nivel con los defensores de derechos humanos, en el exterior la representación diplomática colombiana, en cabeza de su embajador, no sea capaz de defender la legitimidad del trabajo que desarrollamos los y las defensores de derechos humanos.

Contexto

Yessika Hoyos, miembro del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, había sido oficialmente invitada a intervenir en nombre y representación de importantes Plataformas de Derechos Humanos de Colombia y Europa (Plataforma Colombiana Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo, Coordinación Colombia Europa Estados Unidos y OIDHACO) en la sesión de la Comisión de Asuntos Políticos, Seguridad y Derechos Humanos sobre el proceso de paz en Colombia desde la perspectiva de la sociedad civil.

Luego de estas insinuaciones irresponsables y en presencia del Embajador de Colombia, Rodrigo Rivera, se propuso votar sobre la exclusión de la intervención de la Sra Hoyos. 16 diputados votaron a favor, tres en contra y hubo dos abstenciones.

De esta manera la voz de la sociedad civil, en cabeza de una víctima, fue excluida del escenario parlamentario.

Suscriben:

Coordinación Colombia Europa Estados Unidos; Oficina Internacional de Derechos Humanos Acción Colombia-Oidhaco; Plataforma Colombiana de Derechos Humanos Democracia y Desarrollo; Coordinación Colombia Europa Estados Unidos; Alianza de Organizaciones Sociales y Afines; Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE); Hijos e hijas Por la Memoria y Contra la Impunidad; H.I.J.O.S; Comunidades Construyendo Paz en los Territorios (CONPAZ).